Reflexiones sobre crianza, en batiburrillo

‎”No quiero tratar a un niño según un manual. Ningún manual. ¿Acaso trato a mi pareja según lo que me diga Estevell o Gonzáloz? ¿Acaso podría basar mi relación en las reveladoras y emotivas pautas publicadas en un libro de 300 páginas? Veo en muchas mujeres el síndrome del gurú de crianza. Ante la falta de riqueza en referencias de crianza hoy en día, y la desconexión creciente entre madres, que ya no crían en comunidad, ni siquiera casi en familia, surge la imperiosa y muy humana y necesaria necesidad de buscar referentes. Se han leído todos los libros de crianza y se angustian porque se sienten solas en su crianza y encima sus hijos siguen siendo normales a pesar de todo. Es decir: enferman, lloran, tienen malos momentos. Pongamos a estos gurús en su lugar, a todos, sin rencor, y comprendamos el paso que nos falta. Entendamos al fin la utilidad verdadera de un libro de crianza, de embarazo, de parto, de lo que sea: en ellos se nos facilita un repertorio de pautas de comportamiento DIFERENTES de las aprendidas y que podemos considerar como una mera ayuda teórica para DESPROGRAMAR nuestros comportamientos, esos que cuestionamos. Pero lo cierto es que es tarea nuestra (de toda la familia) crear nuestras nuevas pautas, únicas, ya que dependen enteramente de nuestra idiosincrasia. Y restablezcamos las redes maternas, la crianza en comunidad, la visibilidad y la normalidad en la crianza.”

Dice una amiga Uterina, Doro:

“La verdad es que estoy en un momento en el que la crianza natural y con apego y el parto respetado y la leche en vinagre me da por saco. Sabes por qué? PORQUE LA VERDAD ESTÁ AHÍ FUERA!!! En serio. Mientras el grueso de la población femenina no se conciencie, las pocas frikis seguiremos recibiendo una risa burlona cuando entreguemos un plan de parto. Así de claro. Que les da igual. Que van al matadero y van contentas. Que las tratan como a gilipollas y ellas dicen que es que son muy atent@s. Que no nos atrevemos a llamar a cada cosa por su nombre y nos encontramos lo que nos encontramos. Que al final todo se reduce a que somos nosotras las que tenemos que dar explicaciones y razones y motivos y blablablabla para nada. Que no le debo nada a nadie, cojines! (que desde que soy madre tengo que vigilar mi vocabulario…). Pues eso, que quien tenga oídos, oiga.”

Ahí quedan esas perlas. ¿Aportas tú la tuya? :D

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Reflexiones sobre crianza, en batiburrillo

  1. Yo Isasi dijo:

    Sí Señora! Con un par de ovarios!!!

  2. MaGiA dijo:

    Aplausos en pie!
    En realidad los libros de crianza más que para los niños son para librarnos de la ansiedad y la inseguridad, para “educarnos” como padres, como personas. Sirven para cribarlos y descubrir nuestro propio camino, único y personal. Y este no se hace siguiendo a un gurú (sea el que sea) desde la teoría, sino viviendo desde las entrañas, sintiendo, probando y equivocándonos y sobre todo compartiendo con otras madres y creando redes no solo virtuales sino también de carne y hueso.
    Al final los términos solo sirven para encasillarnos, es más enriquecedor meternos en el batiburrillo de la vida y renombrarnos cada mañana. (dicho por “crianza corporal” suena muy incoherente ;-D)
    Abrazos uterinos!
    Pdta: comparto en fb

  3. Si y no :-)

    Ojala fuese tan sencillo!

  4. Lady Vaga dijo:

    Es cierto que muchas personas toman esos libros como una biblia y se angustian si “incumplen” uno solo de sus “preceptos”, pero también es verdad que nos sirven para darnos cuenta de que no somos las únicas que piensan “X”, por raro que les parezca a nuestros vecinos… Y a partir de ahí, seguir creciendo y avanzando en el camino es cuestión de cada una.

    Entiendo plenamente a Doro, a mí también me trae un poco por la calle de la amargura esto de ser consciente de cómo nos la cuelan y en ocasiones me pregunto si no habría sido más feliz en mi ignorancia anterior…

    Besos pensativos,
    Lady Vaga.

  5. Queridas todas: Gracias por vuestras reflexiones batiburríllicas. Creo que voy a escribir un manualillo que se titule “los 10 mandamientos para criar como te de la gana” y después de tamaña incoherencia me plantearé tener mi primer hijo. :D :D :D

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s